Llegó la hora de sembrar, regar, cultivar y cosechar teatro, para que la escena vuelva a nacer.